Libro de Angela Pellicciari : El lado oscuro de Lutero

La Oficina de Correos del Vaticano emite una stampilla por los 500 años de la Reforma con Lutero en lugar de María en el Calvario

por Angela Pellicciari

Si el sacerdocio no es un sacramento, si los votos perpetuos no son legítimos porque el cristiano siempre es libre, si el matrimonio no es un sacramento, se deduce que hablar de indisolubilidad del matrimonio sea tontería. Y, de hecho, Lutero en algunos casos (el abandono intencional, una enfermedad grave o distancia debido a la guerra) admite la celebración de un segundo matrimonio.

El “Moisés alemán” cree que el matrimonio es algo externo y terrenal, como vestirse o alimentarse, y que como tal cae bajo la jurisdicción del poder temporal: “El matrimonio y el estado matrimonial son un asunto terrenal, no corresponde a los sacerdotes o ministros de la iglesia darnos alguna disposición o dirigirnos en este asunto “. Sin embargo, es legítimo que los cónyuges pidan una bendición que se les da en el altar mientras se celebra la boda fuera del edificio eclesiástico.

RELATIVISMO AFECTIVO-SENTIMENTAL

Como puede verse, la posición luterana oscila entre concepciones diferentes y antitéticas, mientras que la posición del Nuevo Testamento al respecto es muy clara: el matrimonio es un sacramento indisoluble, ya que el amor de Cristo por su iglesia es eterno e indisoluble: “Por esta razón “el hombre dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y los dos formarán una sola carne. Este misterio es grande; lo digo en referencia a Cristo y la Iglesia”, escribe Pablo a los efesios.

Rechazando las promesas hechas para siempre, Lutero abre el camino para ese relativismo afectivo-emocional  que convierte al hombre en esclavo de la volubilidad de las pasiones. El caso extremo es el del Langrave Felipe I de Hesse , luterano de la primera hora, definido por Lutero como el “nuevo Arminio”. Casado en 1523 con Cristina de Sajonia de quien tiene siete hijos, viciosos y lujuriosos, quiere casarse,(con el  consentimento de su esposa),con la damisela de la corte Margaret de Saale. El 9 de diciembre de 1539, Felipe escribe a Lutero y Melantone para permitir el matrimonio y permitir un segundo matrimonio público: ¿no han aprobado ya la posible bigamia de Enrique VIII de Inglaterra?

De lo contrario, Filippo sugiere la hipótesis de que está listo para cambiar de bando y pasar a la parte del emperador y al papa.

Tiempo un día y los dos reformadores responden: no se puede hacer nada público por el escándalo que se produciría. Pero si el Landgrave insiste, puede darse una dispensa porque el “matrimonio extra” no tiene nada en contra de la ley de Dios, puede determinarse por una “necesidad de conciencia”, y “el  hombre puede, con el consejo de su pastor, tomarse otra mujer más “. Siempre que el  consejo permanesca en secreto. De hecho, es una “opinión de confesión” que se da al confiar en su privacidad.

LUTERO TRANSFORMA LA MENTIRA EN VIRTUD

El 4 de marzo de 1540, Filippo y Margherita se casaron, era presente Melantone, pero no permaneció en secreto. Resulta que las leyes de Carolina aprobadas en 1532 entraron en vigencia en 1540, condenando a muerte a los bigamos por decapitación. La cosa es seria. ¿Qué hace Lutero? Él aconseja negar todo y decir una mentira: no hubo un segundo matrimonio, la supuesta segunda esposa es solo una concubina. Esto es lo que escribe el 17 de julio de 1540: “Decir una mentira que es necesaria, útil y que te ayuda, no va  contra de Dios, de hecho  la toma de buena  gana por encima de sí mismo”. Lutero transforma la mentira en una virtud: “Es una virtud si apunta al logro de un fin que resista la maldad del diablo y salve el honor, la vida, en beneficio del prójimo”.

La historia del Landgrave bigamo, ferviente luterano, detiene la penetración de la reforma en Alemania porque, aparte del escándalo, Felipe de Hesse se ve obligado a acercarse a Carlos V.

Quizás no sea inútil recordar cómo la posición de Jesús sobre el matrimonio es inequívoca: “Por la dureza de tu corazón, Moisés te permitió repudiar a tus esposas, pero al principio no fue así. Por eso te digo: cualquiera que repudia a su esposa, si no en el caso del concubinato, y se casa con otro comete adulterio “. Lutero invoca la Escritura Única y la pureza del evangelio, pero olvida el evangelio y la Escritura. Cantore della libertà, para no censurar el comportamiento disoluto de un protector importante, vuelve a la ley mosaica y aprueba la bigamia. Afirma de haberlo hecho con un “consejo de confesión” pero, dado que la confesión no es un sacramento en sentido estricto, no está claro en qué consiste ese consejo. Como si eso fuera poco, para disculpar su propia conducta, santifica la mentira: ” Cuando ustedes digan “sí”, que sea realmente sí; y, cuando digan “no”, que sea no. Cualquier cosa de más, proviene del maligno. “, ordena Jesús.

STAMPILLA EN VATICANO DE LUTERO

El siguiente artículo titulado “Lutero y Melantone debajo de la cruz” habla de la sensacional cuestión filatélica de la Oficina de Correos del Vaticano dedicada a Lutero.

Aquí está el artículo completo publicado en La Nuova Bussola Quotidiana el 1 de noviembre de 2017:

Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María la esposa de Cleofas, y María Magdalena. Cuando Jesús vio a su madre, y a su lado al discípulo a quien él amaba, dijo a su madre:  Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquel momento ese discípulo la recibió en su casa.». (Jn 19, 25-27)

Estamos en uno de los momentos fundamentales de la vida de Jesús, en la cumbre de su misión redentora. Allí estaba María y junto a ella Juan. A partir de ese momento, María se convirtió en la Madre de todos los que vinieron a la Iglesia: Mater Ecclesiæ, como la llamó Pablo VI para cerrar el Concilio Vaticano II.

Pero la Santa Madre Iglesia para “conmemorar” el evento de las 95 tesis colocadas por Martin Lutero hace 500 años en el portal de la iglesia de Wittenberg, a través de la Oficina de Correos del Vaticano, ha considerado conveniente emitir una hermoso stampilla que se describe así en la presentación oficial:

«Representa en primer plano al Jesús crucificado con el paisaje dorado y atemporal de la ciudad de Wittenberg. En una actitud de penitencia, arrodillado respectivamente a la izquierda y a la derecha de la Cruz, Martin Lutero apoya la Biblia, la fuente y el objetivo de su doctrina, mientras que Felipe Melatone teólogo y amigo de Martin Lutero, uno de los principales protagonistas de la reforma, sostiene la Confesión de Augusta, Confessio Augustuana, la primera exposición oficial de los principios del protestantismo escrita por él “.

Es cierto que estamos en un clima de “distensión” entre católicos y luteranos, es cierto que algunos obispos católicos (Nunzio Galantino) llegaron a decir que “la Reforma lanzada por Martin Lutero hace 5 siglos fue un evento del Espíritu Santo” , pero el tema filatélico de la Santa Sede es realmente inusual. Esa Santa Madre Iglesia, de la cual la Virgen María es imagen y modelo, reproduce un sello con el mosaico hecho en 1851 por August von Kloeber es un signo de los tiempos. Los que estaban debajo de la Cruz son dos caballeros que originaron un movimiento, el protestante, que definió la mariología como la “suma de todas las herejías”.


 Título original: Lutero y el bígamo bendecido
Fuente: La Nuova Bussola Quotidiana, 31/10/2017
Publicado en BastaBugie n. 531
Traducción : Católicos en la verdad