Solacium migrantium

“María socorro de los migrantes”. Bergoglio cambia las Letanías: ¿ofendiendo a sus oponentes?

¿Sobre qué base doctrinal? El Catecismo recomienda otras cosas de los migrantes, pero pocos lo saben.

Con el Papa Benedicto en Ratisbona , la primera iniciativa de Bergoglio fue insertar en las Litania Lauretane (que se recitan al final del Rosario) tres nuevas invocaciones a la Virgen: “Mater misericordiae ” (Madre de la Misericordia), “Mater spei ” (Madre della Speranza) “y” Solacium migrantium “(ayuda, rescate, socorro de migrantes).

Justo ayer, mencionamos, con preocupación, el hecho de que sus oponentes abordan a menudo la idea fijada para los migrantes de Bergoglio en la agenda del Nuevo Orden Mundial, una supuesta conspiración satánica-masónica que tendría entre sus objetivos principales, precisamente , la implementación máxima de la inmigración.

No tuvimos tiempo de escribirlo, salieron las últimas noticias. Y no nos ayuda mucho en la defensa de Francesco, también porque las noticias en estos días tienen hechos muy tristes con los extranjeros como protagonistas.

Inmediatamente, en esa minoría católica “ortodoxa” de la cual Libero es casi el único periódico en escribir, estalló una serie de disputas: “El consolador de los afligidos ya está allí, escribe Francesco B. en Facebook, y luego debe agregar, por ejemplo, : – refugio de las personas sin hogar – apoyo de los desempleados – consuelo de los marginados – confianza de los endeudados – deseo de cumpleaños – etc. Pero esto solo se agrega porque Bergoglio debe golpear las uñas de los inmigrantes, debe hacer política y contribuir a la islamización de Europa “.

Muy Pesado.

Ha habido muchas demostraciones de desilusión hacia el Cardenal Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, quien, aunque recientemente demostró ser un baluarte contra las innovaciones bergoglianas , parece haberse rendido por completo.

En 1917, el Papa Benedicto XV, para la Gran Guerra, había agregado “Nuestra Señora de la Paz” a los títulos de María, y una semana después apareció la Virgen en Fátima. En la década de 1960, Pablo VI agregó “Madre de la Iglesia” para apoyar el Concilio Vaticano II (y Nuestra Señora no apareció). Juan Pablo II asoció a “Reina de la familia” durante su pontificado. Estos son sujetos que poseen un valor espiritual intrínseco, así como los profetas, vírgenes, mártires, enfermos, cristianos, de quienes María es llamada protectora en las Letanías, sujetos “inocentes” llenos de significados espirituales. Es cierto que la Virgen también es un refugio para los pecadores, pero por supuesto nos referimos a los penitentes.

Por lo tanto, es paradójico que, aunque ningún Papa haya hablado nunca en contra de la paz, la Iglesia o la Familia, tanto Wojtyla como Ratzinger hablaron, en cambio, del derecho a no emigrar, con una opinión opuesta a la de Bergoglio .

También es sorprendente que la Virgen pueda ser el “alivio de los migrantes” que, como se sabe, son en gran parte islámicos. Es cierto que, en el Islam, Mary es considerada una de las cuatro mujeres “excelentes”, pero ¿por qué hace unos años, en Perugia, los inmigrantes destruyeron una estatua de ella, además de orinar en ella?

Tampoco parece que en los centros de recepción dirigidos por sacerdotes católicos se lleven a cabo “bautizos en masa” o evangelizaciones particulares como para justificar invocaciones particulares de inmigrantes a María. ¿Quizás porque Bergoglio declaró en 2013 que el proselitismo es “un sinsentido solemne”?

La deificación de los migrantes es una figura tan personal de Bergoglio que un celoso jesuita checoslovaco, Michael Czerny , creado cardenal por Bergoglio , ha insertado un bote cargado de hombres negros en su escudo eclesiástico. Sin mencionar los belenes con barcazas y balsas, las “improvisaciones náuticas” en la misa de los últimos años que evocan el monumento más explícito a los migrantes erigido en 2019 en la Plaza de San Pedro.

Sin embargo, en este neo-culto de los migrantes, es difícil encontrar una explicación doctrinal católica clara.

De hecho, el Catecismo en el art. 2241, afirma: “Las naciones más prósperas tienen el deber de acoger, en cuanto sea posible, al extranjero que busca la seguridad y los medios de vida que no puede encontrar en su país de origen. Las autoridades deben velar para que se respete el derecho natural que coloca al huésped bajo la protección de quienes lo reciben.

Las autoridades civiles, atendiendo al bien común de aquellos que tienen a su cargo, pueden subordinar el ejercicio del derecho de inmigración a diversas condiciones jurídicas, especialmente en lo que concierne a los deberes de los emigrantes respecto al país de adopción. El inmigrante está obligado a respetar con gratitud el patrimonio material y espiritual del país que lo acoge, a obedecer sus leyes y contribuir a sus cargas ».

Por lo tanto, es un hecho: el catolicismo no impone ninguna recepción “sin si y sin pero”, sino que legitima completamente al Estado nacional, en vista del bien común, para hacer distinciones y cierres de fronteras. Sobre esto es hora de arrojar algo de luz, o cambiar el Catecismo.

Hablando objetivamente, no hay nada particularmente espiritualizante en la migración, como profetizar, mártir, sufrir enfermedades o arrepentirse de los pecados. La migración es una acción como cualquier otra, tanto que se puede hacer incluso por simples razones económicas o por la deseada colonización de la población.

La realidad, entonces, toma lo suyo: el jefe de policía Gabrielli , en octubre, certificado como estadísticamente, de tres delitos, dos son cometidos por extranjeros. Y la tendencia también está creciendo.

Incluso las matemáticas resultan despiadadas: si un tercio de los delitos, según Gabrielli , son cometidos por extranjeros que representan el 12% de la población residente en Italia, significa que un extranjero es en promedio y estadísticamente 3.5 veces más “peligroso” que un Italiano. (De hecho, las tasas de delincuencia per cápita son, respectivamente, de 0,76 para un italiano y de 2.664 para un extranjero que reside en Italia). No hay discusión

Entonces, ¿por qué Nuestra Señora debería ser la “ayuda” de una categoría variada de personas, de las cuales en gran parte islámicas, que migran por las más variadas razones y que afectan tanto el crimen cometido estadísticamente en Italia? ¿En que capacidad?

Entre otras cosas, en marzo Bergoglio se había quejado de que se le habían pagado demasiados títulos a María, para negarle el de Coredemptrix. Y ahora, ¿por qué agregas tres más?

Estas son todas PREGUNTAS LEGÍTIMAS.

Los críticos más feroces de Bergoglio creen que, después de la aparición de la historia sobre la supuesta “renuncia falsa” de Benedicto, se trata de su “SLIMMING” a los partidarios de Ratzinger, quienes en cambio tienen la característica de estar particularmente dedicados a la Madonna y para impugnar firmemente la inmigración de Bérgamo .

Nuevamente, la experiencia nos dice que ninguna aclaración o respuesta vendrá de las jerarquías eclesiásticas. Pero hacerlo, desafortunadamente, dará paso a las peores suposiciones. Y la indignación aumenta día a día, aumentando peligrosamente las filas de creyentes y religiosos que NO CREEN AL VERDADERO PAPA.

Inédito: no se ha hablado de antipapas durante 7 siglos, los medios son gnorri y el fenómeno es ocasionalmente minimizado por las jerarquías del Vaticano siempre con la respuesta habitual: “es una pequeña minoría de” tradicionalista “,” intolerante “y “Duro de corazón”.

¿Estamos seguros de que es la estrategia correcta?


Autor: Andrea Cionci – Giornale Libero

Traducción: Católicos en la verdad