Cristo está fuera de la iglesia de Bergoglio.

La descristianización ha pasado de las narrativas. Luego llegó a la Iglesia.

Los protagonistas positivos de películas, telenovelas, series de televisión y comerciales, estos últimos con un enorme potencial de imitación, no acuden a misa. El mensaje no es neutral, es anticristiano, lo mism ocurre con San Remo. A esta situación aparentemente neutral, en realidad anticristiana, se suman ataques más violentos. El sacerdote, o el pastor, es siempre un personaje negativo. Solo dos sacerdotes son excepciones, en las películas Tomates verdes fritos y Sleepers: Lástima que ambos sean sacerdotes que juran falsedad delante la Biblia, el único sacerdote que nos gusta es el que considera una broma negar a Dios. Los dos sacerdotes deben salvar al culpable, pero con “justificaciones”, del juicio. Un verdadero hombre de Dios explicaría que nada justifica el asesino y se mantendría cerca de los condenados, convirtiendo la condenación en un camino para Dios. En la última versión de Mackbeth el protagonista y su consorte, personajes muy malvados, tienen en las coronas vistosas cruces. El monólogo de Lady Mackbeth donde ella, en cada frase, es acusada de Maldad no tiene lugar en su dormitorio, como sería correcto y también obvio, porque ella usa toda su seducción para arrastrar a su marido al abismo, sino en una iglesia.

La música es extraordinariamente descristianizante. En los videos de Madonna, un nombre que por derecho propio, si se le atribuye a la seňora Ciccone constituiría una blasfemia, los símbolos satánicos se desperdician, en total. En todos los videos musicales, salvo contadas excepciones, los símbolos de la satanista Aleister Crowley, el Ojo de Horus y la pirámide aparecen de forma obsesiva . Todas las veces que un cantante se tapa un ojo con la mano o hace el símbolo del triángulo con los dedos, la referencia es Crowley. En el Video Alejandro de Lady Gaga , la ironia es total.

San Remo también ha puesto toda su buena voluntad para descristianizar. La cereza del pastel es Benigni que masacra el Cantar de los Cantares del que, como tantas otras cosas, no entendió un accidente, pero absolutamente nada.

Cristo está desapareciendo de su Iglesia. Su realeza se cancela, su santidad se cancela. Cada vez se reduce más a una mera figura humana, una figura un tanto ridícula a medio camino entre un sindicalista y un no global. Nos explican que su Evangelio es una metáfora, que su intento de afirmar hasta la muerte que Él es el único camino debe ser ignorado. Su nombre también desaparece.

Jorge Mario Bergoglio acaba de renunciar al título de Vicario de Cristo: no hay título en la nueva edición 2020 del Anuario Pontificio. El Papa es el Vicario de Cristo. El Papa debe ser el Vicario de Cristo. Si no es y no quiere ser el Vicario de Cristo, entonces sería correcto que encontrara un nuevo trabajo. Pero no. Bergoglio sigue siendo considerado Papa. El hecho de que ya no sea Vicario de Cristo permite que la palabra Cristo no aparezca, es decir, permite que Cristo quede fuera de escena, fuera de la historia, una historia que Jorge Mario Bergoglio prefiere escribir solo.

No utilizar el término Vicario de Cristo, habiendo negado el papel de Vicario de Cristo, es un nuevo paso en el diálogo interreligioso iniciado con el Vaticano II. La verdad es una. El diálogo interreligioso no tiene sentido. Cristo resucitó al tercer día o no resucitó. O tenemos razón y los judíos están equivocados, o los judíos tienen razón y nosotros estamos equivocados. No es posible que todos tenemos razón. Cristo no es el precursor de Mahoma. Ahora es el Hijo del único Dios verdadero o es el precursor de Mahoma. No pueden ser ambos. O María es sedes Sapientiae y Mater Ecclesiae , o es cualquier chica, no puede ser ambas cosas. Que algo y su opuesto pueda ser cierto está en oposición al principio de realidad, que es una forma educada de decir que es una estupides. Hemos eliminado el pensamiento lógico, no solo Santo Tomás, no solo Aristóteles, sino la simple capacidad lógica ya adquirida a los 4 años.

El Vaticano se embarca en un diálogo interreligioso que, para completarse requiere la anulación del Cristo poco inclusivo a grandes pasos.

El 4 de febrero de 2019, Bergoglio viaja a Abu Dhabi para firmar la Declaración de Abu Dhabi, junto con el Gran Imán Ahmed Al-Tayyeb , un encantador caballero que desea que los israelíes sean exterminados. En la Declaración de Abu Dhabi, Bergoglio declara que “Dios quiere la diversidad de todas las religiones”. La declaración es herética porque contrasta con el Evangelio: se llega al Padre sólo a través del Hijo. Hereje y también un poco tonto, porque no entiende porque Cristo murió en la Cruz, si es que es lo mismo. La Declaración es el documento que inventa la base “teológica” de una nueva religión, definida con una definición que, por favor, definimos cuestionable como “Fe abrahámica “. Cristo desaparece, no se le menciona.

Un Comité Superior de la Hermandad Humana de la Fe Abrahámica se anunció el 4 de agosto de 2019 . En el Evangelio se especifica que solo los que creen en Cristo son hermanos. Por tanto, el Evangelio se contradice, o mejor dicho, queda obsoleto. Todas las religiones principales enviarán ancianos, jerarcas, lo que tienen y todos juntos harán apasionadamente la Fe Abrahámica con su Comité Superior. ¿Quién determina qué religiones tienen derecho a enviar ancianos? ¿Podrá la iglesia satánica estadounidense, una vez reconocida oficialmente por el presidente Obama, enviar a alguien? ¿Se considera la masonería una religión? ¿El Templo del Dios Rata (existe, está en la India, se llama Karni Mata ) podrá enviar algunos ratones en lugar de los ancianos? Y aquí tampoco se nombra a Cristo.

El 20 de septiembre de 2019, se inauguró la Abrahamic Faith House en New York. Albergará una mezquita, una sinagoga y una iglesia, y Cristo tampoco fue nombrado aquí. Cristo afirma con razón que la única verdad es él, y que fuera de él no hay verdad. De hecho, un poco grosero y divisivo para la cada vez más gorda Iglesia 3.0 con algodón de azúcar.

El 4 de diciembre de 2019, Bergoglio pidió a la ONU que declarara el 4 de febrero como Día Mundial de la Fraternidad Humana. ¿Fraternidad en Cristo ? Gran idea, pero hay que convertirlos primero . ¿Fraternidad sin Cristo? También en este anuncio no se menciona a Jesucristo.

Del 11 al 18 de octubre de 2020, pospuesto al 10 de mayo debido al coronavirus, se llevará a cabo en el Vaticano la reunión de la Alianza Global para la Educación . Al anunciarlo hablan de humanismo y no de cristianismo y ya nos dicen que hablarán de cambio climático.

En la vanal comunicación del Vaticano sobre el Pacto Mundial por la Educación , no se menciona a Cristo, se escribe la habitual tontería de un microsindicalista , de director mediocre sobre “una educación más abierta e inclusiva, capaz de escuchar pacientes, diálogo constructivo y entendimiento mutuo”.

El Vaticano anuncia que del 19 al 21 de noviembre de 2020 tendrá lugar el evento Economía de Francisco en Asís, Italia. Francisco quien? ¿Bergoglio o Francisco de Asís? Si es Francisco de Asís creo que se va a dar vueltas en la tumba ante la idea de que su nombre sirva para apoyar a la ONU en la teoría del cambio climático en el camino marcado valientemente de una niňa sueca poco más que analfabeta. Tampoco fue nombrado Cristo aquí.

La abolición oficial y definitiva de la dicción Vicario de Cristo de la nueva Iglesia 3.0 es un paso más para lograr su propósito, cancelar a Cristo. Hasta ahora ha sido un goteo de disparates teológicos disfrazados de ignorancia y descuido, de reducir la figura de María y Jesús a la gente común y corriente. Útil por qué los dibujos animados Staino (del periodico Avvenire), que fue alistado y pagado por las caricaturas del periódico de la CEI que nunca han hecho sonreír a nadie, pero tenían la ventaja de desacralizar y humillar a la Virgen María y Cristo. En el Evangelio está escrito Yo soy la Verdad y el Camino, fuera de mí no hay Verdad ni Camino. El diálogo interreligioso viola el Evangelio.

Con la obvia excusa de una epidemia, se abolió el orden indiscutible de la Misa y los Sacramentos de Cristo. El obispo de turno nos informó que “la Eucaristía es muy sobrevalorado” Todo el cristianismo se hace suspendible, opinable, dividido en porciones, cuestionable y lllevado a las ventas de fin de temporada. Esta venta tiene un motivo específico. La abolición del cristianismo, que se disolverá en una religión global como el azúcar en el café, que flotará sobre esta religión como una pizca de crema batida sobre chocolate. No teníamos que ser ni azúcar ni crema montada, teníamos que ser la sal de la tierra. Ahora hemos perdido nuestro sabor. ¿Si la sal no sala mas, entonces de qué sirve? Que esté aplastado bajo los pies.

El Papa ya no es el Vicario de Cristo, sino el Vicario de sí mismo. Si el Vaticano no está a favor de nombrar a Cristo, ¿para qué sirve? Para las tonterías de Greta tenemos la ONU. ¿Por qué estos santos padres que gritan que la Eucaristía está sobrevalorada, que el Evangelio es una metáfora, que el problema es el clima y que la ONU es tan agradable, no buscan formas más inclusivas de ganarse la vida? Si eres católico, ¿por qué seguir dando el 8 por mil a la Iglesia católica, que por su propia admisión ha renunciado a ser católica y declara triunfalmente que ni siquiera Dios lo es? La Iglesia excluye a Cristo de la historia: no con mi dinero.


Autor: Silvana de Mari

Traducción: Católicos en la verdad