Los comerciales con niňas sexys, objeto de un deseo enfermizo.

Silvana de Mari

Los anuncios de la exposición de Venecia con una niña en ropa interior y la publicidad de Audi de la niña apoyada en el capó del coche. En Netflix, enloquece Cuties, una serie con niñas de 11 años que aspiran a entrar en el mundo del twerk (perreo). Clamamos por la pedofilia y por la eliminación de la inmoralidad. Pero todo empezó con el 68 y su revolución erótica y con mensajes envenenados envueltos en un delicioso papel de aluminio. Nadie se dio cuenta, pero el escaparate de Overton era Little Miss Sunshine, una película de 2006 considerada para familias y llena de valores y difundida en las parroquias. Te contamos su horror sin filtros.

Hoy las pantallas, los comerciales y la televisión están inundadas de niňas en actitud sexy. En el anuncio de la exposición Venecia 2020, al grito el festival es mujer, se muestra a una niña en ropa interior con el rostro ligeramente girado, para resaltar su trasero en un extraño ambiente lleno de palomas.

La foto del comercial de Audi que pone a una niña inclinándose suavemente contra el coche mientras se come un plátano. Y luego niñas desnudas y sexys aparecen en el cartel de la exhibición de autos de Whuan en China. “Y el ganador es”: Cuties, una producción francesa transmitida por Netflix, protagonizada por niñas de 11 años que quieren incursionar en el mundo de la danza. Que baile ¿El cascanueces? ¿Baile acrobático? Baile de los cisnes?… No, twerk, un baile caracterizado por un contorneo muy rápido. Quienes practican el sexo anal lo encuentran fascinante, todos los demás lo encuentran mortalmente aburrido. La protagonista tiene que luchar contra las creencias religiosas de su familia para poder acceder a este esplendor. La protagonista es una niña islámica con velo. De toda la civilización occidental, la pintura, la escultura, la filosofía, el Cascanueces, hacer de cisne en El lago de los cisnes, todo lo que ha entendido, lo único en lo que quiere integrarse es en el contorneo. Este es el mensaje: un velo o twerk. Entre los dos: nada.

Ahora, todo el mundo está escribiendo sobre la eliminación de la pedofilia y la ventana de Overton, un término utilizado para indicar la eliminación de la inmoralidad que siempre se ha considerado inaceptable. De hecho, los dulces envenenados siempre se han envuelto en deliciosas láminas de colores. La ética debe romperse con algo elegante, incluso mejor si se mueve. Ahora es tarde. Nadie se dio cuenta, pero el escaparate de Overton era Little Miss Sunshine, una película muy aclamada y premiada, considerada para familias y llena de valores, transmitida con entusiasmo en las parroquias.

Una película que destruyó la ética elemental que reivindica la hipersexualización de los niños como criminal. Dirigida en 2006 por Jonathan Dayton y Valerie Faris, con un guión de Michael Arndt, la película fue muy aclamada y premiada, apta para familias y llena de buenos sentimientos. Nuestras más sinceras felicitaciones a quienes han elegido la carta de aluminio colorada.

Aquí en cursiva la trama, tomada de Wikipedia, tanto porque copio y pego y me ahorro el esfuerzo de escribirla yo misma, porque es muy interesante leer cómo se describe. Mis comentarios siguen en cada párrafo.

Todos los protagonistas de esta comedia pertenecen a la extraña familia Hoover. El padre Richard da una conferencia casi vacía sobre los llamados nueve pasos hacia el éxito y espera publicar un ensayo con la ayuda de un amigo editor que ha prometido hacerlo. Richard está particularmente atento a los problemas de la voluntad y el éxito, actúa como un líder motivador para toda la familia.

Esto permite socavar la dicotomía de la retórica de ganar-perder. La familia Hoover está formada por perdedores: esto los hace agradables. Hace tolerable el desastre ético que contiene.

La Madre Sheryl es una mujer ocupada …

Dicho asi, parece que haga de neurocirujano. Ella es una madre muy descuidada.

… Y muy disponible

Todo y el contrario está bien. No es disponibilidad, es falta de pautas y lineas directivas.

Quien espera que la carrera de su marido cambie la situación económica. También da la bienvenida en casa a su hermano homosexual Frank…

si el hermano homosexual faltara, estaríamos realmente preocupados.

Catedrático de Universidad entre los más grandes conocedores del escritor francés Marcel Proust; Después de ser rechazado por otro hombre, perder su trabajo en la universidad y tener a su rival en amor recompensado por una fundación, Frank intentó suicidarse y ahora necesita ser monitoreado de cerca.

Un tío que intenta suicidarse no es tan divertido. El suicidio es un gesto muy serio que deja escombros irresolubles. Que quiera volver a intentarlo es aún más grave.

Frank tendrá que compartir la habitación de su sobrino de quince años Dwayne, un ávido lector de Friedrich Nietzsche. Dwayne ha hecho voto de silencio hasta que ingrese a la Academia de la Fuerza Aérea.

¿A quién le hizo este voto? A Nuestra Señora ciertamente no. ¿Al universo? ¿Al destino? Tal voto es una forma leve de psicosis o una gran forma de idiotez, que la madre “disponible” permite porque no distingue el bien del mal.

Su hermana Olive es una niña de siete años cuyo sueño es participar en un concurso de belleza para las aspirantes a Miss América.

La película funciona para el brillante reparto de Olive. Se eligió a una niña muy pequeña, con un rostro aún más suave por los lentes y un maquillaje casi natural. La vida de Olive está tan vacía de valor que el desfile de Miss cualquier cosa es su mayor deseo.

Por eso entrena a un número con su abuelo paterno Edwin, un anciano con problemas de drogas y nostálgico por las imprudencias pasadas que inhala heroína y por ello fue expulsado del asilo de Villa Tramonto.

Esta familia loca, es decir, deja a una niña de siete años sola con un abuelo adicto a la heroína ya expulsado de una casa de retiro por inmoralidad. Nadie sabe nada del número que la niña está preparando porque la madre, “ocupada y disponible”, nunca se digna abrir la puerta donde el abuelo  adicto a la heroína y la nieta están solos para ver qué diablos están haciendo. La estructura de la familia presentada como una familia de locos y sobre todo perdedores, logra el hechizo, hacer que la gente no se dé cuenta de lo terrible que es en realidad la historia. En las horas y horas que pasa encerrada en la habitación con su abuelo adicto a la heroína, Olive le ha dejado que le enseñe un baile para que actúe en público. Ni la madre ni ningún otro miembro de la familia ha visto nunca nada de este baile. La niña nunca ha hecho lo obvio que todas las niñas hacen de correr hacia papá y mamá y mostrar lo que puede hacer con el grito de “mira lo buena que soy”.

Oliva terminó segunda en la regional de Little Miss Sunshine,

… donde ninguno de los miembros de la familia la acompañó?

… pero tras la retirada de la primer clasificada es admitida a las finales nacionales que se celebrarán en California. La niña debe ir acompañada de sus padres y al mismo tiempo su abuelo no quiere renunciar por ningún motivo a la exhibición preparada con tanto esfuerzo. Queda el problema de la vigilancia del tío Frank, por lo que Dwayne acepta a regañadientes seguir el grupo. No se tiene en cuenta el avión porque es demasiado caro y se decide afrontar el viaje con un minibús antiguo que tiene espacio para todos. Durante una de las paradas, Richard se pone en contacto con el editor desde una cabina telefónica y le dicen que su proyecto ha salido completamente mal.

Todos deben exagerar o la película pierde su encanto y corre el riesgo de mostrar el horror oculto.

A la mañana siguiente, Olive descubre que su abuelo no se despierta. Correr hacia el hospital no resultó: Edwin murió mientras dormía después de tomar la última dosis de heroína.

Esta película también es una descripción educada de la adicción a la heroína como una manía divertida: hay ancianas que siempre hacen crochet, hay viejos simpáticos que consumen heroína, para que la nieta pueda encontrarlos muertos, lo cual es muy lindo para un niño, un recuerdo delicioso.

Los familiares están a punto de regresar a casa cuando Richard decide ir a California para el concurso de todos modos, como lo deseaba su abuelo. Por eso roban el cadáver del hospital, el papeleo habría tardado demasiado, lo cargan en su furgoneta y huyen.

Curioso andar con el cadáver del abuelo en el autobús. La película tiene lugar en California, un lugar bastante caluroso. Incluso la profanación del cadáver es una forma de colapso total de la piedad más elemental, vendida como humor macabro.

Inmediatamente la bocina del autobús queda blocado y sigue sonando, despertando la ira de un policía en moto. La tensión es alta, pero el policía no advierte el cuerpo escondido en el baúl y se limita a requisar unas revistas pornográficas que Edwin había comprado en un restaurante de la autopista.

Por supuesto, también adictos al porno. Una niña de siete años se quedó sola todos los días durante días con un abuelo adicto a la heroína y al porno que le mostraba día tras día porno suave, striptease y probablemente también porno más duro, y empujaba a una niña de siete años. para imitar todo esto.

También durante el viaje, mientras Dwayne se somete a una prueba de visión por parte de su hermana, se da cuenta de que es daltónico y por lo tanto, no podrá acceder a la academia aeronáutica. Pronto hará oír su voz gritando ferozmente.

Para que la película no sea obscena, todos deben ser hiperperdedores, de modo que la atención del espectador se desplace hacia la dualidad ganador-perdedor y no se dé cuenta de lo que realmente le están diciendo.

Tras más vicisitudes, los Hoovers llegan al hotel donde se celebra el concurso justo cuando se acaba el tiempo y logran inscribir a Olive. Una a una, las otras niñas actúan; Richard y Dwayne se dan cuenta de que Olive está completamente fuera de contexto.

Este es el golpe de genialidad de la película. La pequeña Olive tiene su rostro sin maquillaje y su cola de cabello lacio unida por el elástico, su rostro hecho particularmente descolorido por un maquillaje hábil e invisible. Las demás están hipermaquilladas, con ropa y peinados caros para adultos.

Pero ella, en frac completo, todavía está decidida a participar. La actuación que había preparado con su abuelo es básicamente un striptease,

Quitandose la ropa, meneandose y con movimientos sexys …

Y despierta el escándalo del jurado y del público.

El jurado y la audiencia que encuentran mal a una niña de siete años que imita el porno son los malos. El hecho de que sus hijas estén maquilladas y vestidas como adultas crea la ilusión de la inocencia de Olive que es sin maquillaje, pero es una ilusión. La inocencia de Olive fue destruida en la indiferencia de todos, por un abuelo cuyo cuerpo se pudre en la camioneta. La niña fue entrenada por su abuelo para una exhibición pornográfica. Una niña de siete años es capaz de distinguir entre la pornografía y el baile del lago de los cisnes, no es tan ingenua. La película se basa en la total ingenuidad de Olive, tan ingenua que no se da cuenta de la obscenidad de su baile: esta total ingenuidad no es posible. La sexualidad grosera que exhibe la pequeña es intencional, instigada por el abuelo, el único que le prestó atención mostrándole stripteases que veía drogado con heroína en una habitación a la que ningún otro familiar le abrió la puerta. El hecho de que la niña no tenga maquillaje y tenga el pelo liso da una ilusión de inocencia, que es el toque de genialidad de la película.

Los Hoover dejan actuar a Olive, de hecho, uno por uno suben al escenario y comienzan un baile desordenado y feliz. Después de ser liberados por la policía, siempre que la niña ya no participe en un concurso de belleza en California, regresan a casa satisfechos.

Satisfechos con una niña que ha sufrido abusos sexuales, proyectar a los niños películas inadecuadas constituye el delito de abuso, con el cadáver podrido del abuelo que murió por sobredosis. Siempre que el abuelo se limitara a proyectar películas, pero la duda no le viene a ninguno.

Comentario: ¿por qué una niña pequeña hace un striptease? Todas las niñas pequeñas quieren bailar, pero quieren bailar los bailes que a ellas les gustan, no ha sus abuelos adictos a la pornografía: los bailes de las princesas de Disney, antes de que todas fueran necesariamente lesbianas, el Cascanueces, el baile acrobático, el baile del lago de los cisnes. Un niño quiere cariño y atención. Si un niño hace algo sexy es porque ya ha sido abusado y ya ha descubierto que el canal sexy es la única forma de llamar la atención, se prostituye para llamar la atención.

En una familia de personas llamadas ocupadas, esta niña invisible llamó la atención solo de su abuelo, quien la involucró en espectáculos que le gustaban y la empujó a imitarlos, siempre que ella no hiciera nada más. Suena gracioso e intolerante, pero los adictos a la heroína, como los alcohólicos, violan las reglas éticas con mucha facilidad. Lo más probable es que él también le pusiera las manos encima, de lo contrario la niña no habría sido tan sexy. Esta película nos mostró cómo quedamos fascinados por un poco de humor barato, deslumbrados por la dicotomía perder / ganar, vimos una película sobre el abuso sin ver el abuso, confundiéndola con una buena fiesta.

La hipersexualización en los niños se da en dos líneas, aparentemente separadas, y del teatro concurrentes y paralelas. Uno lo dan los videos musicales, el twerk fue inaugurado por Miley Cirus, el ídolo de las niñas y las jóvenes, por las series de televisión, la publicidad y la música, el otro por las aterradoras lecciones de educación sexual vividas en el colegio.

La hipersexualidad genera una ansiedad aterradora, un sentimiento de inadecuación, una prostitución: a cambio de tu atención, adulto distraído, contorneo y muestro mi ombligo.

No hubo ninguna revolución sexual en 1968. El sexo es algo maravilloso, un gran regalo de Dios, el mayor regalo de Dios. El sexo, por definición, es un adulto entre las personas que han pasado la pubertad. Lo que ocurrió en 1968 fue una revolución erótica; el sexo ha sido desacralizado, reducido a fricciones. Inevitablemente, la pedofilia es uno de sus valores. El «Manifiesto en defensa de la pedofilia» con los nombres de Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Michel Foucault, Jack Lang, David Cohol Bendit y los mejores intelectuales fue el primer paso.


Autor: Silvana de Mari

Traducción: Católicos en la verdad